viernes, 4 de septiembre de 2009

Cúmulos de despropósitos (I)

De vez en cuando, una noticia en particular me sirve para ilustrar un error concreto y explicar su causa. En otras ocasiones, el mismo error aparece de forma recurrente en diferentes medios y así trato de reflejarlo, para posteriormente introducir el pertinente comentario.

Sin embargo, hay noticias que en sí mismas son todo un cúmulo de despropósitos, pues en sólo unas pocas líneas aparecen reiterados desatinos y, por esta razón, pretendo inaugurar una serie de entradas bajo el mismo nombre, para aglutinar a las diferentes piezas que compondrán este Museo de los Horrores.

Comenzamos por Adn. Aquí encontramos una noticia cuya entradilla parece fruto de una encarnizada riña entre el redactor y el traductor de Google en la que el primero, por supuesto, acaba perdiendo.


"La revuelta poselectoral", sintagma nominal cuyo núcleo es un nombre en singular, viene seguido de "no se ha probado que dirigidas desde el exterior". ¿Las revueltas, en plural, o qué? "Ayatolá", además, viene sin artículo.

En segundo lugar, esta noticia extraída de Público contiene dejos castizos, como "determinao", neologismos sacados de la manga, como "prolonado", faltas ortográficas como "aún" por "incluso" y hasta construcciones que también parecen salidas del traductor de Google, como se aprecia en las tres líneas subrayadas, por no hablar de la repetición en esas mismas líneas del verbo "muestran". Para qué buscar sinónimos (tarea harto complicada, parece).


La misma noticia en Extremadura al día, sin embargo, aparece convenientemente editada y, en consecuencia, al alcance de la comprensión de quien la lea.

En tercer lugar, 20 Minutos imprime un tratamiento familiar a los protagonistas de sus noticias, como sucede con "el Gerardo Díaz Ferrán", presidente de la CEOE. Se ve que los demás estamos demasiado encorsetados en el trato, ¿no?

En Adn (nuevamente) desconocen que el verbo "denegar" se conjuga como "acertar" ("él acierta") y escriben la tercera persona del singular del presente de indicativo como les parece.


Con todo, la palma se la lleva ABC (vuelvo a retractarme de mis palabras anteriores sobre él, como ya decía ayer). Veamos el concentrado de disparates:


De entrada, separar el sujeto de su verbo mediante una coma por el hecho de que éste sea largo es incorrecto, como indica el Diccionario panhispánico de dudas (2005). A continuación, se han olvidado de las tildes obligatorias en "bebés", "Rocío" (2 veces), "guapísimos" y "Él". Posteriormente, para expresar la hora no han puesto el correspondiente artículo y han separado las horas y los minutos mediante coma, cuando lo preceptivo es hacerlo mediante punto o dos puntos. El decimal de "1,9" lo han separado de la coma sin necesidad, mientras que después de "doctor" no aparece el obligatorio punto y aparte.

En ese mismo párrafo aparece un fallo de concordancia; "ingresado" se refiere a los bebés y, al ser tres, debería estar en plural. Otro error similar aparece en el último párrafo, cuando se dice que su suegra "le" echará una mano. Muy egoísta habría de ser la señora si sólo le ayudase a él, y no a su hija y nietos, por lo que deducimos que la forma adecuada aquí es "les". Por último, detrás de "señaló qué" sería necesaria una coma, al introducir una oración subordinada adverbial concesiva interrumpiendo una subordinada sustantiva de complemento directo.

Sobran las palabras, sobre todo si sólo me vienen a la mente expresiones malsonantes para calificar esta sarta de infamias.

6 comentarios:

Fulgida dijo...

¿Sabes qué es lo más triste? Que en algunas Universidades han limitado las asignaturas de lengua española de la carrera de Periodismo de manera alarmante, apenas una obligatoria de lengua y otra ¡optativa! de norma.
F.

Azote ortográfico dijo...

Así están los medios... Con frecuencia se culpa a los becarios de las cosas mal hechas, pero no es el primer periodista con experiencia al que he pillado un patinazo de los gordos. Dicen que con las cosas de comer no se juega, pero algunos, parece que desconocedores de que es la lengua la que les da de comer, no son muy conscientes de ello.

Saludos.

Homo libris dijo...

Una de las mejores entradas del blog. Hasta el corrector ortográfico de MS Word tendría ataques epilépticos con semejantes escritos... ^^

Esta claro que la crisis no es únicamente de carácter económico. A ver si alguno de esos "profesionales" toma nota.

Saludos.

El Señor de las Moscas dijo...

La relación de mi fe con el periodismo español la catalogo yo de 'caída libre' en estos momentos, y eso tirando por la optmista.

Elwen dijo...

Lo irónico, por no decir otra cosa, es que luego estas personas son las primeras en apuntarse al carro cuando resurge la noticia de lo mal que escriben los adolescentes españoles. Que por cierto precisamente andaba rumiando ayer, ¿ayudarán los nuevos portátiles en las aulas a escribir mejor u olvidaremos cómo se coge un lápiz?

Azote ortográfico dijo...

Elwen, me temo que no; si hasta los propios periodistas confían en el corrector de Word (y esto me lo han comentado amigos redactores), no sé por qué no habrían de hacerlo los chavales. Además, dales un Fotolog, un MySpace o simplemente un MSN Messenger y habrás abierto la veda para el desastre.

Señor de las Moscas, le acompaño en el sentimiento, aunque el mío más bien es general: pierdo la fe en los profesionales de todos los sectores, pues cada vez encuentro menos, hablemos del que hablemos. ¿Será que tengo mala suerte?

Homo libris, gracias por el cumplido. La crisis de la prensa es patente, aunque si, como comentaba Fulgida, ya desde las propias universidades se le resta importancia a su medio de trabajo, poco podemos hacer a posteriori.

Saludos.