sábado, 8 de octubre de 2011

Cosmopolitan y sus porqués

Ya se sabe que las erratas en la prensa están a la orden del día; no en vano el diario El País, en su artículo «Errores y horrores de agosto», reconoció algunas de las gravísimas meteduras de pata que se habían podido apreciar en sus páginas durante dicho mes. Esto evidencia, entre otras cosas, que los lectores no se toman precisamente a la ligera el hecho de que la calidad de la redacción de un periódico merme de una manera tan apreciable. Podría aplicarse el cuento más de uno.

No pretendo en esta entrada soltar ninguna perorata acerca de la importancia de la figura del corrector (profesión esta cada vez más infravalorada) y al hecho de que muchas publicaciones han prescindido de esta figura, lo cual ha repercutido directamente en el resultado final de sus textos; sobre todo porque precisamente Cosmopolitan es una de las pocas que sigue manteniendo entre sus filas a una correctora de estilo y, aunque se cuelan algunas cosas, no suele estar entre las revistas peor escritas del quiosco, precisamente.


En esta ocasión, sin embargo, el patinazo ha sido mayúsculo; no ya por la naturaleza del error en sí, dado que es algo que se aprende en la escuela primaria, sino porque ha aparecido en la mismísima portada.  

Obviando los anglicismos innecesarios, que no son pocos («tips» por «trucos» o «consejos»; «low cost» por «bajo coste» o «bad boys» por «chicos malos»), la mayor patada al diccionario es ese porqué en la frase «Porqué nos gustan los chicos malos».

La escritura de esta expresión siempre ha traído cola pues, para conocer cuál es su ortografía correcta, hay que distinguir su función en el contexto. En el caso que nos ocupa, se trata de una oración interrogativa indirecta: por tanto, debería existir un espacio entre por y qué, al tratarse de la preposición por más el pronombre interrogativo qué. Así, la frase debería aparecer como «Por qué nos gustan los chicos malos».

Aprovechando esta entrada, me gustaría ofrecer una explicación sobre este caso y las formas en que puede darse.

1. Por qué (separado y con tilde). Se escribe así cuando coinciden la preposición por con el pronombre interrogativo o exclamativo qué. Aparece, por tanto, en oraciones interrogativas y exclamativas, tanto directas como indirectas. «Me pregunto por qué prefieres el verde en lugar del rojo».

2. Porqué (junto y con tilde). Es un sustantivo, equivalente a razón o motivo. Puede ir precedido por un determinante. Un ejemplo: «No entiendo el porqué de su marcha».

3. Porque (junto y sin tilde). Es una conjunción causal átona. Suele equivaler a puesto que o ya que, entre otras. «No compré huevos porque pensé que había».

4. Por que (separado y sin tilde). Pueden darse dos casos:

    4. 1. Preposición por más pronombre relativo que. En este caso, que puede sustituirse por el cual (o bien en femenino o en plural, según el contexto). «Esta es la puerta por que entramos».

     4. 2. Preposición por más conjunción subordinante que. Aquí no cabe la sustitución de la que hablaba en el epígrafe anterior. Sin embargo, que puede sustituirse habitualmente por la expresión el hecho de que. «Esta exposición se caracteriza por que los cuadros proceden de varios museos extranjeros».

Me consta que, en muchas ocasiones, ni siquiera la presencia de un corrector puede evitar que aparezcan errores y erratas en las publicaciones, pues el ritmo de trabajo es frenético y, a veces, muchos de los textos ni siquiera llegan a manos del corrector, o bien son modificados después de su revisión. No obstante, que una cosa así se cuele en la portada de una publicación clama al cielo. ¿A cuánta gente se le ha pasado su presencia para haber llegado así a los quioscos? 

10 comentarios:

Homo libris dijo...

Muy buenas.

Sorprende que estos errores tan evidentes lleguen hasta los quioscos sin que sean corregidos por el camino.

A veces me pregunto si los errores no son percibidos por quienes deben tomar decisiones al respecto o si, dado que parecen concebir al público como un adocenamiento de individuos sin criterio, creen que les sale más caro volver a meter las revistas en imprenta que simplemente sacarlas a la venta así.

Un abrazo.

Piper dijo...

Muy bueno tu post !!

La verdad es que, muchas lectoras de revistas tipo Cosmopolitan, ni se leen los textos. Miran las fotos, ven que estilos copiar y adiós muy buenas ...

Gracias por refrescarme un poco la memoria con tus explicaciones ...

Un besazo guapa!

Sofía

Pablo Bouvier dijo...

Modo irónico: y...¡para qué vamos a leer nada, si los lectores del Cosmopolitan sólo pensamos en qué haríamos con una chica como la de la portada?

Para eso no hace falta saber leer, sólo hace falta saber darle a la sin hueso... :)

Nicolás Chipana Aramburú SERVICIO DE LENGUAJE Y LITERATURA dijo...

Otra forma de reconocer (en el 4.2) la separación "por que" es así:
Esta exposición se caracteriza por "eso" > que los cuadros proceden de varios museos extranjeros"

Mae Wom dijo...

Ay, yo cuando tengo que escribirlo necesito pensarlo antes. Al final me queda la duda de si lo habré puesto bien.
Ahora sé dónde puedo acudir para asegurarme de que no me equivoco! ;)

loquemeahorro dijo...

Buena aclaración.

A mí lo que me pone más nerviosa, como sabrás, es lo de "tips", "bad boys", "celebrities" y otras palabras que un buen día deciden que hay que decir en inglés, aunque hasta dos días antes se ponían en nuestro idioma sin ningún problema.

*entangled* dijo...

Tengo la impresión de que la muchas publicaciones prefieren no contratar correctores porque no les supone un "retorno de inversión" (como ellos dicen) suficiente. Es decir: El número de lectores que rechazarían la revista por su penosa redacción, no compensa lo que costaría el sueldo de un corrector.

«Los antepasados de ostras y lapas tenían cabeza. Las serpientes han perdido sus extremidades; avestruces y pingüinos, su capacidad de volar. El hombre podría con la misma facilidad, perder su inteligencia.» (J.B.S. Haldane - 1928)

Feliz… Miércoles.

Manuela dijo...

Creo que *entangled* ha dado en el clavo.
Las portadas no se libran de errores porque precisamente ahí es donde se supone que más atención se ha puesto, y unos por otros, la casa por barrer...

Un abrazo.

Train dijo...

También me entra un tic nervioso en el ojo izquiero con "Haber si nos vemos!" "Estará por hay", espero que no aparezca en la próxima portada de la revista (mira que ponerlo en primera plana...)

liz santiago dijo...

NO ENTIENDO POR QUE MUCHAS VECES YA CONOCEMOS LOS ERRORES ORTOGRAFICOS PERO INSISTIMOS EN SEGUIRLOS COMETIENDO YO SOY ESTUDIANTE Y ME HA TOCADO VER COMO MIS COMPAÑEROS COMETEN EL MISMO ERROR SIEMPRE :) BUEN BLOG EHH!!