jueves, 4 de agosto de 2011

Securitas: por si dejas tu casa «sóla»

Llevaba tiempo con ganas de publicar esta entrada; sin embargo, el hecho de que el anuncio no estuviera disponible en YouTube u otra plataforma similar ha supuesto cierta dificultad para poder conseguir el testimonio gráfico que ponga de manifiesto el escaso dominio de la ortografía que tienen los... ¿quiénes? Porque esto es como una cadena de montaje, me temo: algo falló en un punto concreto, pero nadie ha tenido a bien arreglarlo después. ¿El resultado? De vergüenza ajena.

Se trata, como ya anticipé en el título, del anuncio de Securitas que se está emitiendo en televisión últimamente con Mario Picazo (sí, el hombre del tiempo de «Telecirco») como imagen. El hecho de que la tele no sea santo de mi devoción precisamente (quienes me sigan en Twitter es probable que conozcan mi pasión declarada por Bones y Criminal Minds, pero no suelo ver mucho más) y que solo se pueda encontrar el anuncio en ella han supuesto dos dificultades añadidas para conseguir la foto que atestigüe esta cagada ortográfica; una de tantas pues, desgraciadamente, cada vez están más a la orden del día.

Con todo, hace poco dio la casualidad de que, mientras desayunaba, emitieron el anuncio y, además, tenía la cámara de fotos a mano. Por eso, y porque no tengo un estupendo videograbador con disco duro, hice lo único que se me ocurrió entonces: hacerle una foto a la tele. Disculpad, pues, la horrorosa calidad del documento gráfico.


El debate entre quienes desean mantener la tilde de solo cuando funciona como adverbio, pese a la recomendación de la RAE (que aboga por su supresión), y quienes hemos optado por prescindir de ella sigue siendo encarnizado aun habiendo pasado ya varios meses desde la publicación de la nueva Ortografía. Lo que no tiene justificación alguna es la tilde en *sóla. El masculino de este adjetivo, solo, era precisamente el miembro de la pareja que no llevaba tilde cuando aún se prefería el uso de la diacrítica para distinguirlo del adverbio. Por tanto, si el masculino no la llevaba, el femenino tampoco. Ahora, menos todavía.

¿Tan complicado es llevar un cierto control de lo que se escribe, publica o difunde? Reivindico desde aquí la figura del corrector, en mi propio nombre y en el de tantos otros compañeros en paro. La inestimable labor de estos profesionales evitaría vergonzosos resultados como el que hoy os traigo.

No sé qué tal andará de calidad esta empresa a la hora de ofrecer la protección y seguridad que tanto pregonan; lo que sí está claro es que su anuncio deja mucho que desear. La BBC ya anunciaba hace unas semanas que las faltas de ortografía pueden reducir las ventas en línea hasta un 50 % en un mundo en el que la imagen cuenta, y mucho. Así las cosas, yo me pregunto: ¿qué más se les escapará a los de Securitas?


19 comentarios:

Piper dijo...

Tienes toda la razón, es increible la cantidad de faltas de ortografía que se ven a lo largo del día en prensa escrita o televisión.
Por cierto, vi una falta garrafal el otro día, y pensé en ti.
Era en una revista.
La busco y te la paso ... jeje.

Besote reina!

Manuela dijo...

Entiendo tu indignación y ya sabes que te apoyo.
Creo que este asunto de la ortografía a muchas empresas no les preocupa nada, a juzgar por las barbaridades que se ven escritas. Si pensaran en serio que sus ventas pueden bajar debido a las faltas de ortografía que cometen, sin duda le pondrían remedio, pero es que creo que ni se lo plantean; es mejor ahorrarse el sueldo de un corrector porque, ¿para qué sirve si todos sabemos escribir?
Ayer, la cadena laSexta3 tuvo en pantalla dos horas el título de una película: *FÚRIA (no sé qué, no recuerdo la otra palabra).
En fin, que cada vez veo más incorrecciones y a muy pocos parece importarle.
Y yo en el paro...

Besos.

*entangled* dijo...

> «…las faltas de ortografía pueden reducir las ventas en línea hasta un 50 %…»

Lo dudo. Para ello sería necesario que casi un 50% de los espectadores fueran capaces de detectar faltas de ortografía.

Y por cierto… si la tele no es santo de tu devoción, deberías explicarnos qué hacías viendo anuncios durante el *desayuno*.

Felices vacaciones.

Azote ortográfico dijo...

Piper, ¡ya estás tardando en pasarme esa falta! ;) En las revistas la cosa se pone todavía peor: entre los anglicismos innecesarios («ese blush es un must y el tono es de lo más trendy») y los errores ortográficos propiamente dichos, es para tirarse de los pelos.

Manuela, ¿qué te voy a decir que no sepas ya? Se habla de «inteligibilidad» frente a «corrección» y se resta la importancia de la segunda en aras de la primera, siempre con la excusa de la inmediatez. Una razón absurda, dado que no justifica nada, pero es la que se esgrime más frecuentemente. Todo el mundo afirma saber escribir (aunque lo de hacerlo correctamente ya es harina de otro costal) y, además, hay quien mantiene que «si quisiera» sería capaz de escribir «sin ninguna falta». De ilusión también se vive...

*entangled*, lo del estudio no lo digo yo, sino un empresario, aunque a mí la cifra también me parece excesiva (sobre todo si tenemos en cuenta que hay un buen puñado de angloparlantes incapaces de distinguir entre its e it's, por solo citar un ejemplo). De todas maneras, sí es cierto que yo alguna vez he prescindido de un servicio en la Red por leer algo mal escrito; me inspira poca confianza. Aunque claro, yo soy una maniática de la leche.

En cuanto a la tele, siempre la veo durante el desayuno. Después ya engancho Radio 3 hasta que empieza Bones. :P

Por último, para lo de las vacaciones espera mejor a septiembre... ¡Ahí sí que voy a estar unos días felizmente a la bartola! ;)

Saludos.

Carol dijo...

Es la primera vez que paso por aquí y ya me he enganchado a tu blog ^^ Siempre he dicho que cuesta muy poquito intentar escribir correctamente, y que, aunque todos somos humanos y cometemos errores, es tan simple el solucionarlo como prestar un poco de atención e intentar implicarse y aprender un poco más.

Lo del anuncio de Securitas es garrafal, y lo peor de todo es que no es un hecho aislado. Mientras no se den cuenta de que prima más la calidad que la inmediatez, seguirán así.

Gracias y enhorabuena por tu blog, ya tienes una humilde seguidora más ^^

Alonsista dijo...

No entiendo esa obsesión que tienen ciertas personas por buscar continuamente las faltas de ortografía de los demás y corregirlos continuamente,te imaginas que un cocinero criticara continuamente ¿tu forma de cocinar o un dietista tu forma de alimentarte?
Mi profesión es la segunda y normalmente solo doy consejos si se me piden, si no prefiero el vive y deja vivir.
En fin seguro me equivoco y tu no eres una persona de esas que continuamente busca los fallos de otras personas por el echo de sentirse superior, pero si lo haces recuerda que seguramente hay un montón de cosas que tu no haces bien y no creo que te gustara te lo recordaran continuamente.
Un saludo y felicidades por tu blog.

Azote ortográfico dijo...

Carol: muchísimas gracias por pasarte. Tienes razón en que cuesta muy poco hacer las cosas bien o, al menos, intentarlo. Yo soy la primera que me reconozco en constante aprendizaje y hay cosas que se me escapan, pero en determinados asuntos, una simple consulta al diccionario evitaría males mayores.

Alonsista: gracias a ti también por pasarte. Al igual que tu profesión es la de dietista, según comentas, y estoy segura de que no vas por las terrazas de los bares metiéndole a la gente el dedo en el ojo sobre lo desequilibrados nutricionalmente que son los platos que escogen o la poca calidad del aceite escogido para la fritura, mi profesión es la de traductora y correctora y no por ello voy por la vida diciéndole a la gente constantemente las cosas que escriben mal. El fin de este blog es meramente didáctico y lo único que pretendo es recordar que no se puede sacrificar la ortografía en aras de otros supuestos. Además, soy la primera en reconocer que no lo hace todo bien y siempre, siempre estoy aprendiendo, mejorando y reciclando mis conocimientos. Lo contrario se llama soberbia.

Saludos a todos.

Homo libris dijo...

Como siempre, Azote, muy interesante y acertada la entrada: todo un dardo en la palabra, con el permiso y respeto debidos al maestro Lázaro Carreter.

En cuanto al comentario de Alonsista, lo cierto es que creo entender su postura pero no la comparto. Yo tampoco voy corrigiendo cómo escribe la gente, aunque vea errores a mansalva cada día. No, a menos que así me lo pidan, y es que soy consciente de que el primero susceptible de cometer un error soy yo, aunque en mi caso sí agradezco siempre que me corrijan si en algo he errado. En esos momentos se agradece siempre, por supuesto, la sencillez y humildad del que sabe. Distinto sería quien, sabiendo o no, únicamente trata de lucirse o de humillar a quien cometió el error.

De cualquier modo, considero también que tanto este blog como tantos otros que velan por la buena escritura y mejor ortografía constituyen un oasis en una sociedad donde cada vez se valoran menos las cosas bien hechas (particularmente en lo tocante a las letras). Azote siempre corrige a quienes, dándoselas de profesionales de los medios de comunicación, comenten faltas flagrantes. En su caso, Alonsista, imagine que presencia continuamente cómo otros dietistas aconsejan a sus clientes o dan charlas alabando las bondades de una dieta compuesta por hamburguesas y salsas variadas. Clamaría al cielo, imagino, e incidiría en lo importante de una dieta variada y equilibrada. A mi parecer ese es el objetivo del blog.

Un cordial saludo.

Manuela dijo...

Según mi modesto entender, los blogs de corrección no pretenden ridiculizar ni criticar a las personas o entidades que cometen el error, sino dar a conocer la incorrección, explicando al mismo tiempo, a quien pueda interesarle, la norma que se debe seguir. Quienes hacemos esto amamos el lenguaje y no nos gusta que se maltrate impunemente, es así de simple. ¿Que nosotros también cometemos errores? ¡Claro!, no somos máquinas y estamos continuamente aprendiendo. De eso se trata, de aprender todos.
Lo que no acabo de entender es por qué escribe en un blog de corrección alguien a quien no le interesa el tema, no tiene mucho sentido.
Efectivamente: vive y deja vivir.

loquemeahorro dijo...

Duele, duele mucho ver una falta de ortografía en televisión.

Ya sé que me repito, pero esto no pasaba antes ¿O sí?

No sé, a lo mejor estoy ya camino de aquello de "en mis tiempos la música sí que era buena y no este chunda-chunda", pero juraría que hace no muchos años, ni de lejos se podían leer esos rótulos (que ahora se leen a diario) en pantalla:

"Nuestro reportero a visitado las fiestas de Navalperal" (y no se ha llevado el libro de Lengua de 2º de EGB)

Mae Wom dijo...

El loable fin de "educar" de la tele hace ya que se perdió en el olvido y básicamente lo que hace es entretener (yo incluiría el de aborregar muchas más veces de las que quisiera).
Yo entiendo que en el discurso hablado es fácil pegar unas cuantas patadas y lanzar el diccionario volando por los aires, sobre todo en medio de un acalorado debate, por ejemplo, pero con expresiones como "habían cinco personas en ese momento..." me entra un dolor de oidos... :)

:( dijo...

No había encontrado -hasta ahora- alguien tan apasionado por corregir faltas ortográficas.
Yo creo que sí tengo una obsesión con la ortografía, y aunque es probable que yo mismo cometa más de algún error, me cuesta mucho no corregir aquellos que advierto. Tanto así, que si recibo un correo con errores ortográficos, no puedo evitar -al responderlo- corregirlos antes de enviar la respuesta.
Incluso, dejé de leer un blog que me gustaba, pues lucía un error grave en su descripción, bajo el título, y no soporté más el verlo cada vez que entraba...

Me gustó tu blog.

Train dijo...

http://www.publico.es/espana/394594/aguirre-envia-una-carta-a-21-000-profesores-con-faltas-de-ortografia

Ángeles dijo...

Qué interesante debate se ha creado aquí a raíz del comentario de Alonsista.
Eso está bien, el debate civilizado es bueno. Pero no sé por qué se nos critica siempre a los que nos interesamos por el lenguaje y por su buen uso.
Todo el mundo critica o comenta lo que le parece que está mal hecho, y es lógico, pues todos pretendemos que las cosas se hagan bien, que es como hay que hacerlas. Pues con el uso de la lengua pasa lo mismo. Si Fernando Alonso mete la pata en lo suyo se le critica; si un albañil pone los ladrillos torcidos se comenta; y si el cocinero pone sal en vez de azúcar nos parece feo, ¿no? Pues si el que trabaja con el lenguaje lo usa mal y lo estropea, también lo decimos. Es que no hay más, es eso simplemente.

Saludos.

cessione del quinto dijo...

Se necesita mucha profesionalidad para redactar o escribir,lamentablemente se ven casos en donde los errores gramaticales son tan grandes y nadie dice nada ,menos mal que estas tu para hacerles ver estas fallas.Daniela decessione quinto pensionati

Merry dijo...

¡Hola!

Me encanta tu blog =D Acabo de descubrirte =D

Ya me había fijado yo en ese anuncio, aunque hace mil años que no enciendo la tele y ni me acordaba.

Cada vez que veo faltas de ortografía en la televisión me sangran los ojos. Yo no escribo perfectamente (estoy en ello), pero es que en la televisión, revistas, periódicos y demás, deberían fijarse mucho más. Aunque si te digo la verdad, seguro que la mitad de la población no se había dado cuenta.

Ahora que lo pienso, no estoy muy segura, pero creo que había algún otro error en ese anuncio.

Eso no pasa sólo con la publicidad. Un día me coincidió ver el programa de Ana Rosa y estaban con el caso de Marta del Castillo. Como a los chavales no se les escuchaba bien en el juicio, se dedicaron a poner subtítulos. Quería arrancarme los ojos.

¡PENA DE MUERTE!

Bueno, ya que estoy aproveho y te pregunto una cosa =D Siempre me gustó eso de escribir bien y tal, pero soy mala como y sola. ¿Hay algún libro de estilo que recomiendes? O alguien que lea esto =D

¡Un saludo!

Loam dijo...

Tus argumentos están cargados de razón y sensatez, dos cosas que, desgraciadamente, cada vez son más escasas. Lo más grave es que, quienes por sus cargos y por los medios de que disponen, deberían actuar para corregir la situación, no lo hacen.
Me apunto a tu página. Sin duda, no será esta la última vez que salga a pasear con tu gato.
Un saludo

Monica Canovas Videovigilancia dijo...

La verdad es que es increíble que que nadie haya controlado eso antes de que se publicara.
Cuando en una empresa de seguridad lo que se hace siempre es comprobar que todo este correcto.

Monica Canovas Videovigilancia dijo...

Parece mentira que hayan cometido ese error, cuando una empresa de seguridad tiende a comprobar siempre que todo esta correcto.