martes, 9 de junio de 2009

Vuela este azote para ti, Lucía...


Lucía Etxebarria (sí, sin tilde, en euskera no la lleva) es muchas cosas; entre ellas, una de las autoras más polémicas del panorama nacional. Premiada hasta la saciedad y acusada de plagio en varias ocasiones, siempre me ha parecido que con respecto a su pluma no existe el término medio: o la amas, o la odias.

Personalmente, prefiero subirme al carro de los que la aman. Disfruté muchísimo de aquel Amor, curiosidad, prozac y dudas que me prestase mi profesora de Literatura en el instituto. Más tarde vendrían Beatriz y los cuerpos celestes o Un milagro en equilibrio, entre otros, que igualmente devoré en poco tiempo.
Otra de sus características más destacables es su nutrida formación. Es licenciada en Filología Inglesa y Periodismo, así como doctora honoris causa en Letras por la Universidad de Aberdeen (Escocia). Sin embargo, ni los logros académicos ni su dedicación profesional al mundo de la escritura le van a librar del azote de hoy; es más, creo que, precisamente por tratarse de alguien que ha decidido hacer de las letras su sustento, ha de cuidarse en mayor medida de no morder la mano que le da de comer.

Ayer, mientras ojeaba ese atentado contra la lengua llamado Adn, encontré la columna de la escritora y, en ella, un patinazo superlativo que se relaciona precisamente con un tema al que últimamente estoy dando mucha importancia, ya que me hallo investigando sobre ello: los préstamos lingüísticos, anglicismos sobre todo, y la impropiedad léxica:


El Diccionario panhispánico de dudas (2005) es claro:
máster. [...]
5. El plural de máster debe ser, en español, másteres (→ plural, 1g).

Entre los grandes problemas a que ha de enfrentarse un profesional, sea de la materia que sea, la desactualización de los conocimientos es uno de los más delicados. La lengua, particularmente, es un ente vivo, cambia con frecuencia, como lo hacen las normas que la regulan. Se alimenta del uso y de la influencia de sus semejantes para enriquecerse o empobrecerse, según el caso, pero nunca hay que perder la perspectiva. La autora valenciana (aunque de ascendencia vasca) demuestra con este error que se ha lanzado a la piscina del garrapato sin preguntarse previamente si el fruto de su creatividad es totalmente correcto, quizá dando por sentado algo que no lo es. El problema añadido es que las figuras destacadas como la suya tienden a crear escuela.

Señorita Etxebarria, ¿hace un repaso?

10 comentarios:

Mithdraug dijo...

A más de uno nos haría bien un repaso así, pero en particular, para aquellos que viven de lo que escriben, sería algo de obligado cumplimiento.

Nos quejamos (en general), de cómo la RAE limpia, fija y da esplendor de una forma demorada, tranquila, nada acorde a la velocidad a la que cambia el mundo en estos tiempos de prisas y estrés. Sin embargo, no cabe duda de que, con la lengua como ente vivo, el momento de la actualización llega tarde o temprano, por lo que más nos vale estar preparados y, siempre, informados.

¡Excelente entrada, no sólo instructiva, sino también divertida! Como sigan así los de Adn, con tanto azote van a parecer dignas réplicas de La Pasión según Mel Gibson :D

¡Saludos!

Elwen dijo...

Yo es que es ver la foto de esta mujer y me pongo mala. No tengo crítica hacia su obra porque no la he leído, pero ella como persona cada vez que abre la boca es para meterle un zapato. La he escuchado en contadas ocasiones y es tan... "lo más mejor". Vamos que por mí le puedes dar los azotes que quieras xDDDD

Por mi parte, espero con temor los que me van a llegar por correo xDDD

Azote ortográfico dijo...

- Mithdraug:

Adn es un coladero de errores y erratas; una lástima, pues admiro profundamente a su director, Albert Montagut, y no entiendo cómo puede permitir que esta cabecera alcance unos niveles de profesionalidad tan bajos. Desgraciadamente, esto no sólo afecta a Adn; tengo un buen repertorio guardado de diferentes periódicos que clama al cielo.

- Elwen:

No quiero entrar a juzgar la personalidad de Lucía Etxebarria, pero es cierto que la impresión que da cuando interviene en algún medio es de ser un poco pagada de sí misma. Aun así, prefiero pensar que es sólo eso, una impresión personal. En cuanto a sus libros, si bien no son el colmo de la genialidad literaria, a mí al menos me gustaron bastante en su día.

Por lo que respecta a lo que tengo que escribirte, estoy un poco hasta arriba entre exámenes y trabajos (académicos y de los otros, los que dan de comer), pero en cuanto acabe, prometido queda ese correo.

Saludos.

Elwen dijo...

No te preocupes, ya lo suponía. Yo cuento las horas hasta mañana que es mi examen y luego toca descansar pase lo que pase ^_^

¡Suerte con los tuyos!

Ale dijo...

ayyy...descansa mi alma al ver que el azote no es para nadie conocido (cercano mío, vaya)...

mucha suerte a las de los exámenes (Elwen y Azote).

Saludos,
Ale.

lammermoor dijo...

Hola, Azote. Además de coincidir con Elwen en que por mi le puedes dar una buena azotaina, venía a decirte que te pases por mi blog. Allí hay algo para tí.
http://delibroenlibro-lamemmour.blogspot.com/2009/06/y-van-dos-premio-limonada.html

U.B dijo...

Mmmmmmmm,a ver. Lucía Etxebarria es una gran autora para que los chavales se inicien en la literatura de adultos. Y Beatriz y los cuerpos celestes me parece una obra interesantísima, tanto por temática como por su forma de abordarla. Debo de haberme leído ese libro como tres veces. Sin embargo, creo que el problema ha venido luego. La señora Etxebarria ha agotado sus ideas y se limita a repetir los mismos acontecimientos y a cambiar únicamente el nombre de la protagonista.

Conclusión: se ha vuelto un coñazo de tomo y lomo.

Nando dijo...

Dejando de lado las aptitudes de la señora Etxebarria (básicamente porque no he tenido el honor de leer ninguna obra por ella firmada) y centrándome en lo que respecta a la lengua como ente vivo y cambiante, he de decir que no puedo estar más de acuerdo con esta afirmación. Sólo alguien que estudie una carrera muy ligada a la lengua, como una filología, se hace una idea de lo gratificante y a su vez frustrante que resulta llegar a un punto en que lo aprendido durante toda una vida se va al garete por un cambio en la normativa.

Bendita RAE, qué sería de nosotros sin tí.

PD: me odio a mí mismo por errar tantísimas veces en el uso de las comillas. Tal vez sea la influencia del inglés (estudio filología inglesa), pero no consigo quitarme la manía de utilizar ' en vez de ".

Azote ortográfico dijo...

Estimado Nando:

Bienvenido al blog y mil gracias por tu comentario. A mí hace poco me sorprendió el hecho de que "élite" ya llevase tilde, después de toda una vida batallando y argumentando que no lo hacía, pero precisamente eso es lo bonito de nuestra profesión (y de cualquiera en realidad), el hecho de no estancarnos en el pasado y estar pendientes de qué cambia, cómo y cuándo. Sería muy aburrido al contrario.

Por lo que respecta al uso de las comillas, la entrada sobre ellas del DPD es magnífica y francamente ilustrativa.

http://buscon.rae.es/dpdI/SrvltGUIBusDPD?origen=RAE&lema=comillas

Finalmente, un apunte acerca de la ultracorrección: "ti" no lleva tilde, no la necesita. :) Yo también soy de inglesa y lo cortés no quita lo valiente, jeje.

Un saludo.

Nando dijo...

¿Que "ti" no lleva tilde? ¡Gracias, señora Azote, acaba de desmoronar mi castillo ortográfico!

Jua jua, ahora hablando en serio, gracias por la corrección. Es cierto que, ahora que lo pienso, no veo por qué se la pongo: en el caso de "mi" sí puede haber motivo de duda y por ello se le pone tilde, pero no veo qué duda puede originar "ti". Bueno, nunca te acostarás sin saber una cosa más.

Gracias por el enlace a la entrada del DPD sobre el uso de las comillas, voy raudo a echarle un ojo.

Por cierto:

"Que más que medir penes, seguro que acaba midiendo penas"

Esa frase me ha matado, jua jua. Me alegro de que te guste mi blog, ¡yo también te sigo!

Un saludo.