miércoles, 1 de diciembre de 2010

Flagrancias (3) - Especial banners

Hacía tiempo que le tenía ganas a esta entrada, y qué mejor manera de comenzar el mes del consumismo por antonomasia que hablando de algo tan relacionado con este fenómeno.

Considero, para empezar, que la publicidad es todo un arte capaz de aunar aspectos tan dispares como la comunicación, el diseño y la psicología, por solo mencionar unos cuantos. En ella hay profesionales como la copa de un pino que no solamente dominan las técnicas de persuasión que caracterizan a este mundillo, sino que además controlan la redacción y la ortografía de una forma que haría enrojecer a más de un filólogo. 

Desgraciadamente, no todos son así. Es más, me consta que se trata de un sector tan sumamente competitivo que, en ocasiones, los trabajos se "corrigen" una y otra vez, para evidenciar que lo que uno hace es mejor que lo que hace el compañero y, al final, lo que comenzó siendo pura inquina, mezclada con el atrevimiento de la ignorancia, termina derivando en muestras de algo rayano en la oligofrenia. Si a ello unimos las prisas y la falta de revisión, no es raro encontrar resultados desastrosos y plagados de errores (aún recuerdo el anuncio de DanUp que rezaba "mucho hambre, tiene mucho hambre", posteriormente vuelto a grabar con la cancioncilla corregida) que, más que persuadir, acaban provocando vergüenza ajena.

Últimamente he tenido ocasión de encontrarme alguna que otra de estas muestras; sin embargo, al abrir mi correo esta mañana y acceder al boletín de noticias de Accessorize, una marca inglesa de complementos, me he dicho que de hoy no pasaba.

La primera muestra de este particular Museo de los Horrores Publicitarios es un banner que encontré en una página de viajes y vuelos baratos. En él se preguntaban "¿A qué sabe Gijón?"; lo único que ocurre es que se ventilaron la interrogación de apertura y la tilde del pronombre interrogativo qué.




Otro problema con las tildes lo encontré en el diario Sur de Málaga; a Benalmádena parece habérsele caído la suya.


Más bochornoso todavía es lo que sucedió con la marca "Castilla y León", en la que la tilde brillaba por su ausencia de manera deliberada. Al parecer, hay diseñadores que consideran que la tilde es simplemente "ruido" y, por eso, se la ahorran vilmente, contraviniendo cualquier regla ortográfica. Juan Miguel, lector de este blog, me pasó un fantástico enlace comentando tal despropósito. No obstante, finalmente rectificaron e incluyeron la tilde en la tipografía, pero ya habían dejado claro que la ortografía correcta no entraba dentro de sus prioridades.


Esta reconozco que me ha escocido bastante, pues Córdoba es una ciudad a la que debo muchísimo, que siempre he defendido con uñas y dientes en el aspecto cultural (más de un rifirrafe he tenido con algún malagueño en relación con la candidatura de ambas ciudades a la capitalidad cultural en 2016; Málaga finalmente ha quedado fuera y Córdoba permanece aún). El anuncio que insta a disfrutar de las visitas nocturnas a la Mezquita (me niego a llamarla catedral) es una muestra evidente de que quien lo elaboró no sabe que el término alma es femenino; que solamente se utiliza el artículo masculino cuando precede inmediatamente a la palabra femenina que comienza por /a/ tónica y que el adjetivo también debería haber ido en femenino.


Volvemos a Málaga y a su Instituto Municipal de la Vivienda; un banner insertado en el periódico Málaga Hoy evidencia que a la institución pública no le interesan demasiado las tildes.



Tampoco el ámbito académico se libra de las meteduras de pata. En diferentes anuncios he podido encontrar el plural de la palabra máster formado como al redactor le ha venido en gana. El Diccionario panhispánico de dudas es firme: el plural de máster es másteres. Y no hay más que hablar.




En este caso, además, han decidido mantener la t en "Postgrados" cuando se prefiere desde hace tiempo el prefijo pos-, sin ella.


En el presente ejemplo, el "ente" público ha pecado de neologista, pues alguien se ha inventado el término metereológico que, supongo, sustituye al correcto meteorológico. Imagino que esta palabra se encuentra en el mismo diccionario que dentrífico y cocreta. 



Los encargados del márquetin de Accessorize también tienen ciertos problemillas con el acento gráfico, pues no parecen saber que solo solamente lleva tilde si es adverbio y exclusivamente en caso de ambigüedad (tilde que en la nueva Ortografía desaparece, por cierto); en consecuencia, el adjetivo jamás debería haberla recibido, y mucho menos en femenino, donde no ha de distinguirse de ningún homónimo.



He querido dejar esta para el final porque me ha parecido la más abyecta con diferencia. El ejemplo anterior contiene exactamente el mismo error que este, solo que en él habían rizado el rizo colocándoselo al femenino. Sin embargo, esta imagen está tomada de un banner del banco BBVA. Precisamente el banco que auspicia la Fundéu (Fundación del Español Urgente). ¿Será que en casa del herrero, cuchara de palo?

19 comentarios:

Homo libris dijo...

Pues no sé lo que sabrá Gijón, pero lo que sí está claro es que has sabido convertir el látigo en un delator de tildes (o más bien de su ausencia).

Lo que me llama muchísimo la atención, además de los errores ortográficos en la publicidad (es "la que vende", ¿cómo es posible descuidarla tanto?), es que haya tantísima falta de ortografía en textos de las administraciones públicas o de organismos que dependen de ellas. No es sino una muestra flagrante de lo poco que parece interesar en este país nuestra propia lengua.

Un saludo.

U.B dijo...

Parece mentira que se pueda hacer algo tan divertido con la ortografía. Eres genial.

Isi dijo...

Azote!!! me ha encantado este post. En parte porque creo que nunca he puesto ninguna de estas faltas que nos enseñas (uff menos mal) y por otra parte por mi amada pareja jijijiji. Que hace montones de banners, carteles, etc, y le he oído decir a veces cosas como "joer, si esto llevara j en lugar de g, quedaría perfecto".
Creo que él no ve palabras, sólo (jajajjaja he puesto una falta con las reglas nuevas!!) ve elementos decorativos en su banner y claro, le van unos mejor que otros.

Pero vamos, que yo te digo que el responsable de márketing de todas esas empresas que se anuncian ha tenido que revisar el banner y lo ha dado por bueno, con faltas incluídas.

Azote ortográfico dijo...

Homo Libris: el látigo está muy bien engrasado para llevarse por delante cualquier tilde mal puesta, aunque también otras erratas.

Lo que comentas de las instituciones públicas es verdaderamente preocupante, pero qué te voy a contar a estas alturas, si es mejor pagarle 12.000 euros a una pintora para que supervise el diseño de la cabalgata de Reyes malagueña que revisar los textos y anuncios publicitarios que, al final, no dejan de ser también imagen de la ciudad.

U.B., ya sabe usted que también la aprecio sobremanera. Muchas gracias.

Isi, gracias a ti también. No sabía que tu chico se dedicara a estos menesteres; sin embargo, es una pena que la ortografía pase a ocupar un segundo plano cuando se trata de transmitir un mensaje. A algunos se les olvida que la forma es tan importante como el fondo.

Saludos.

*entangled* dijo...

Si máster es un extranjerismo pero lleva tilde, ¿por qué no la lleva banner? ¿Es porque la RAE aun no lo admite? ¿Debemos esperar pacientemente a que la RAE se digne aceptar cada uno de los extranjerismos y luego adaptar cuidadosamente la ortografía? Me niego.

Por cierto, me deja boquiabierto que la RAE acepte márquetin. Tras tal aberración, me siento moralmente liberado para escribir como me de la gana. Por ejemplo, márketing como escribe Isi.

Para aligerar la tensión, ahí va un chiste de acentos: ¿Existe alguna palabra de seis sílabas que lleve acento tónico en la primera? Respuesta: Sí, la palabra résponsabilidad pronunciada por Zapatero. Juasjuas, que me parto. (Es que estoy a punto de largarme de puente).

Azote ortográfico dijo...

entangled, no se trata solamente de que los extranjerismos estén o no aceptados por la RAE, sino del grado de adaptación al castellano que estos reflejen. Máster está aceptado igual que best seller, pero en este último caso, al tratarse de un extranjerismo crudo, se ha de escribir en cursiva, frente al primero que se escribe en redonda y con tilde.

Márquetin no es que esté aceptado, sino que directamente es una propuesta de la RAE. Sí admite el extranjerismo crudo marketing en el DRAE, aunque sin tilde. No obstante, frente a ambos casos prefiere el uso del español mercadotecnia.

Buen chiste, por cierto, aunque no estoy tan segura de que sea una palabra de seis sílabas. Pronunciada por Mr. Shoemaker, como le llamaban hoy en un programa de Radio 3, la sílaba res- parece a veces convertirse en un prefijo. La enfatiza tanto que parece separarla del resto de la palabra, jeje.

¡Buen puente!

loquemeahorro dijo...

Llevo muchos años pensando que la gente le tiene manía a las tildes.

Primero te decían que es que eran mayúsculas, ahora no lo sé, pero no me cansaré de decirlo ¿por qué narices es "Telefonica" y no "Telefónica"?

Y como esa, las que quieras.

El Guisante Verde Project dijo...

Hola Azote. Creo que hace mucho que no venía por aquí, porque veo un montón de novedades, empezando por la plantilla. Un cambio total. Y además me gusta mucho. Incluiremos la lata en tu widget de seguidores. Espero tener el látigo dentro la lata. Es chulísimo, :DD.
No te puedes imaginar a la velocidad que se diseñan y se cuelgan estos banners , no me extraña que omitan tildes, hay que teclear más. De todos modos, últimamente estoy leyendo algunos libros que claramente no han pasado por un revisor, así que no creo que vayamos a mejor, la verdad.

No puedo resistirme. Loquemeahorro, para evitar eso ahora es Movistar.... :DDDD

¡Buen puente!

Roberto

Ángeles dijo...

Azote, en el mismo diccionario en que se incluyen metereológico, cocreta y dentrífico, también está aereopuerto, y lo deben de consultar muchos reporteros televisivos, porque lo he oído montones de veces.
Un saludo.

MJGF dijo...

Hija: se te deja sola un par de semanas y arrasas con el látigo. Por cierto, que me dice el Secretario de cierto Departamento de Lengua Española que ya ha cambiado lo de "Postgrado". Por favor, no te pasees por mi Universidad, que me da que saldrá muy mal parada y yo no soy secretaria de nada ;-P .
F

Rocío dijo...

No me canso nunca de leer todos tus descubrimientos sin tildes!
Me resulta asombroso ver tantas faltas. Me he acordado por cierto, que en mi instituto de secundaria, en la puerta principal había un cartel con el nombre "Almicerán" y no tiene tilde... y es un instituto donde se enseña y todas esas cosas jaja.
Un saludo.

Train dijo...

Hola Azote, esperaba una nueva entrada para seguir con dudas (mil perdones pero yo lo suelto por si me iluminas o fustigas)
¿Qué opina usted de los nuevos cambios en la Ortografía?
¿Por qué la gente pone equis (¿equises? jojo) en lugar de arrobas cuando quieren hablar de miembros y miembras? Creo que estoy escribiendo mal.
Saludos

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


COMPARTIENDO ILUSION
azote ortografico

CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...




ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE ALBATROS GLADIATOR, ACEBO CUMBRES BORRASCOSAS, ENEMIGO A LAS PUERTAS, CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER Y CHOCOLATE.

José
Ramón...

Antonio Cabello dijo...

Me gusta este blog azote, necesario e instructivo. Escribo poco no vaya a cometer alguna falta y me eches.
Un beso malaqueña.

Ángeles dijo...

Azote, nos tienes olvidados...

Antonio Cabello dijo...

Azote, una cuestión, en algún lugar leí que en las marcas y logos se está exento de cumplir las reglas ortográficas ¿es así?
Un saludo.

Sonja dijo...

Unos buenos zurriagazos merecen algunos.
Me guta tu blog y aprovecharé para desfogarme un poquito yo también.

Sobre lo de las tildes me suena que en las mayúsculas se dejó de poner, de todas formas se hace raro, temo que deberíamos crear una secta escindida de la RAE.

¿Y cómo que los meses del año no van con mayúscula?¡pero si solo tenemos 12 y son únicos e intransferibles!

Y lo del ? solo al final, lo que me repatea que en el móvil ni siquiera me entra la opción de poner el "¿" del principio...yo la verdad que empiezo a abominar el inglés que nos está comiendo por las patas.

Saludos!

Azote ortográfico dijo...

Guisantes, siempre es grato teneros por aquí. Lo que decías de los libros es cierto: anoche mismo andaba leyéndome El florido pensil, al que le tenía ganas desde hacía tiempo y, a pesar de ser un libro magníficamente escrito, me encontré con una falta tan gorda que no bajé a la cocina a por una cuchara para sacarme los ojos de puritico milagro.

MJ, me alegra que rectifiquen en esa universidad que tú y yo sabemos, jejeje. Seré benévola con la tuya (o lo que es lo mismo: los fallos que encuentre te los pasaré en petit comité).

Un abrazo.

Rocío, tocaya, ¡gracias por la visita! Lo que comentas de tu instituto es, desgraciadamente, demasiado habitual. Algo relacionado es lo que sucede con, por ejemplo, las placas con los nombres de las calles donde se emplazan. Hay cada cosa...

José Ramón, gracias por el poema, aunque quizá no sea el momento ni el lugar para incluir algo así, máxime cuando lo andas pegando en multitud de bitácoras.

Amiga Train, estoy preparando una entrada sobre la nueva Ortografía que va a ser peor que verse del tirón las versiones extendidas de El Señor de los Anillos. En cuanto a lo de las equis y las arrobas, me parece una soberana chorrada, como todo lo relacionado con la perspectiva de género. Pero de eso hablaré en otra entrada, pues el tema tiene miga (y me lloverán hostias como panes, ya lo verás).

Antonio Cabello, muchas gracias por tus palabras y bienvenido al blog.

Lo que comentas de que la ortografía no se aplica a las marcas y logos no es cierto. Sí es verdad que algunos publicistas afirman que determinadas convenciones ortográficas, como las tildes, actúan como "ruido" para lo que desean transmitir y acaban prescindiendo de ellas, pero correcto, desde luego, no es. También sucede que algunos tipos de letra anglosajones no tienen letras con tilde y, para no andar modificando otras letras con el objetivo de "fabricar" una tilde que sirva, directamente no las ponen. No obstante, como decía anteriormente, se han sacado de la manga lo de que, ortográficamente al menos, sea adecuado.

Por cierto, no soy malagueña; llevo aquí muy poquitos años. Nací en Madrid y me crié principalmente en Córdoba (aunque viví en varias ciudades debido al trabajo de mis padres).

Ángeles, "cuasi-paisana", no me olvido ni mucho menos de vosotros ni del blog. Es solo que estoy hasta arriba y no tengo tiempo, como aquel que dice, ni para mirarme al espejo. :(

Azote ortográfico dijo...

Sonja, ¡bienvenida! Haces bien en desahogarte (hay que ver lo a gusto que se queda una, ¿eh? Ahora, vamos por partes:

- Lo de que las mayúsculas no llevan tilde podría definirse como leyenda urbana. Ya comenté en una entrada anterior cuál puede ser el origen de la misma (la imposibilidad de poner la tilde en la mayúscula al escribir a máquina), pero la RAE nunca ha afirmado nada parecido, más bien al contrario.

- Lo de los meses del año es así: se escriben con minúscula. Aunque sean únicos, como dices, la RAE lo explica de este modo (cito de la nueva Ortografía):

"Los sustantivos que designan los días de la semana, los meses y las estaciones, sea cual sea el calendario utilizado, deben escribirse con minúscula, ya que se consideran nombres comunes, aunque designen elementos únicos dentro de una serie: domingo, lunes, calendas ('primer día del mes entre los antiguos romanos'), julio, rayab ('séptimo mes del calendario musulmán'), termidor ('undécimo mes del calendario revolucionario francés'), verano, primavera.

Solo se escribirán con mayúscula cuando formen parte de expresiones denominativas que así lo exijan, como festividades, fechas históricas, espacios urbanos, instituciones, organizaciones, etc.: Viernes Santo, Primavera de Praga, plaza del Dieciocho de Septiembre, hospital Doce de Octubre."

- Finalmente, con respecto a lo que afirmas de la invasión del inglés, la entrada que voy a publicar mañana va a ir precisamente de eso, de cómo el uso de determinadas convenciones inglesas está desplazando a las españolas en muchos sentidos. De eso, y de la "pelea" virtual que tuve con determinada interfecta, redactora en una Web solidaria...

¡Saludos a todos y gracias!