jueves, 27 de agosto de 2009

Somos tan "fisnos" que labramos con "asperos"

Ante todo, que conste en acta que la noticia fue editada con posterioridad y que ahora aparece correctamente escrita en la versión electrónica del diario El País. Pero no puedo evitar subir la imagen que capturé ayer de dicho periódico hablando de un presunto parricida en Albolote, Granada. Y es que a veces queremos ser tan fisnos que comemos bacalado de Bilbado o espectos de sardinas, como mi madre oyese una vez en un chiringuito playero malagueño por parte de un grupo de madrileñas (inconfundible acento, por más que los gatos autóctonos defiendan no tenerlo).

Según el redactor, el crimen había sido cometido con un "aspero" de labranza. Juzguen ustedes mismos.

5 comentarios:

Homo libris dijo...

Una vez oí a alguien afirmar, cuando le interpelaron acerca de la ubicación de cierta persona, que "todavida no ha vuelto"

En fin, ver para creer :)

Elwen dijo...

Esto no viene al caso pero acabo de darme cuenta que si oyeras a mi abuela hablar te tirarías de los pelos y yo no podría evitar echarme a rodar por el suelo de la risa. En casa hacemos fiesta cada vez que se inventa una de las de ellas, solo con los nombres de las tiendas de ropa podemos tener para meses xDDD

En fin, estoy divagando, me marcho a hacerle una visita ^_^

Azote ortográfico dijo...

Homo libris, sé de quién hablas y no he podido evitar soltar una carcajada.

Elwen, las abuelas son geniales, pero algunas en particular parten la pana. La de un viejo amigo veraneaba en "el Sáhara de los Atunes", al que llegaba por la "carretera de Macedonia". Y en su día fue al cine a ver "El tío de la Sortija". Adivina cuáles eran los originales desvirtuados, jeje.

Saludos.

loquemeahorro dijo...

El tío de la sortija es genial.
Un amigo dijo en la taquilla del cine "Deme dos entradas para Carmen la Trémula".

Azote ortográfico dijo...

Lo de "Carmen la Trémula" es brutal también. XD